Buscar

LAS TENDENCIAS UN CAMINO PARA DESCUBRIR Y TRANSFORMAR LA INDUSTRIA GRÁFICA, UNA REFLEXIÓN

Actualizado: 5 jul

Este texto habla sobre el concepto de tendencias, lo que representa y su relación con la adaptación y transformación de la Industria Gráfica del presente al futuro a partir de una reflexión. Se pretende reforzar la idea de que las tendencias no se adivinan y no son un hecho al azar, se detectan y/o se visualizan a través de procesos constantes de revisión y análisis al interior de la empresa o industria y sus entornos.


“La mejor forma de predecir el futuro es crearlo” frase dicha por Abraham Lincoln, la cual es usada por Carlos Bello, de quien se retomarán algunas palabras para dar cuenta de la importancia de las tendencias.


Poder ir más allá de lo tangible permite encontrar en el conocimiento que se tiene del entorno inmediato y extenso una proyección al futuro, lo cual desde la perspectiva de las diferentes industrias implicaría tener en cuenta el conocimiento adquirido a través del tiempo, su transformación y la apropiación que se ha hecho de él para a partir de ello dar pasos asertivos, siendo ello posible y consecuente con el hacer, el cual está en continuo movimiento y, por tanto, evoluciona.


Lo anterior implica tener una mirada más amplia del entorno y darle valor a lo intangible que se genera en las interacciones, en el trasegar del día de cada uno de los individuos participantes en un proceso determinado, entendiendo que se engranan para buscar una completitud que beneficiaria la calidad, el reconocimiento, la capacidad de adaptabilidad de la empresa.


De otro lado está la relación con el cliente, se debe mirar cómo fue está en el pasado y como se da hoy y a partir de allí prever como podría ser en el futuro, siendo esta de algún modo moldeada por las trayectorias ya establecidas y los hechos que se vislumbran en los entornos y contextos en los que se participa.


Ello, sin embargo, implicaría disponer no solo de la información que viene de los trayectos recorridos, de lo que se vive en el presente, sino también de información adecuada y bien fundamentada sobre las posibles tendencias, la evolución futura y sus efectos en los diferentes lapsos del tiempo futuro. (Bello, 2019, párr.3)


Por tanto, como dice Tobar “El futuro de los seres humanos no es inexorable, no es cerrado y no puede ser deducido con ecuaciones matemáticas tan simplemente. Tampoco es absolutamente independiente y no está suelto al azar. El pasado y el presente condicionan el futuro y aún más, lo hacen las representaciones que de ellos tenemos” (Tobar, 2014, pág. 1). Ante lo anterior sería entonces pertinente revisar y analizar la trayectoria de una empresa desde y con diferentes puntos de vista.


Héctor Ibarra menciona que “la mayor parte de las decisiones que las personas toman hoy vienen determinadas por el cambio”, él índica además “que ahí reside la oportunidad para las organizaciones que quieran redefinir el siglo XXI, porque sus decisiones impactarán en la vida de las personas, la sociedad y el planeta. Transparencia, conciencia, tecnología, confianza y sensibilidad serán las tendencias que marquen los próximos años" (Expansión, 2021, párr.4). Por tanto, el cambio es un hecho latente, inmerso en las cotidianidades, el conocimiento de esos cambios individuales y colectivos en entornos sociales de diferente índole, sin duda demarcan unas sendas que podrán ser poyectadas en el futuro.


Porque son Importantes las Tendencias


El hacer una revisión de las megatendencias y las tendencias asociadas a nuestra empresa o negocio permitirá:


· Comprender el mundo que nos rodea y su contexto desde el entorno más inmediato hasta el más lejano

· Posibilitar los procesos de inspiración que permitan la visualización de oportunidades en una idónea conexión con el mundo, generando ideas consecuentes con unas necesidades puntuales e identificando las oportunidades.

· Tener un mejor conocimiento del consumidor y establecer nichos del mercado pertinentes.

· Permitir fortalecer las líneas de producción teniendo en cuenta la demanda de los diferentes productos y/o servicios, los costos de distribución y venta, prever excesos de inventario y estancamientos de la demanda.

· Abrir el espacio para establecer alertas tempranas de problemas o falencias en un proceso dado, permitiendo, entre otras cosas, tomar decisiones y reducir la incertidumbre que generan.

· Determinar cualitativamente la fuerza de la industria en un sector específico o el grado de capitalización de los mercados emergentes (Cansino, 2019)

· Preparar la empresa para sacar provecho de las oportunidades, hacer frente a las amenazas y generar certezas sobre la viabilidad del negocio.


Dicha revisión, si se hace de manera concienzuda, coherente y consecuente con el entorno, el contexto y las sociedades cambiantes, generaran el espacio para que las siete acciones antes mencionadas y otras más se puedan concretar para así tener una mirada más serena desde el hoy, al futuro próximo y lejano, siendo ello necesario para dar los pasos subsiguientes de una manera más tranquila, entendiendo además que las tendencias no son lineales, se transforman y se adaptan, y como dice Leal, las industrias, empresas y organizaciones buscaran “nuevas alternativas o vías para poder diferenciarse” (Leal, 2018, párr. 8) no por estar presionadas por la sociedad, sino porque es una consecuencia de su accionar.


Que son las tendencias, megatendencias, macrotendencias, microtendencias.


Para definir estos conceptos se tomarán las palabras de varios autores:


Para Bello una tendencia “es un desarrollo asumido en el futuro que tendrá un efecto a largo plazo y duradero sobre algo y lo cambiará.” (Bello, 2019), Horx completa esta definición indicando que “son factores de cambio social que anidan en los códigos fuente de nuestro mundo, transformando deseos en hábitos, mercados e instituciones” (Putz, 2019, pág. 5); Emprechtinguer indica que una tendencia es un diagnóstico (Emprechtinger, 2019) y Leal adiciona a lo anterior, que las tendencias son “una manifestación de cambio, es la consumación de una intención. Podemos entenderla como comportamientos humanos que son empujados por fuerzas económicas, sociales, políticas, artísticas, climáticas u otras. Estos comportamientos, a la larga, llevarán a la toma de decisiones” (Leal, 2018, párr.1-2).


Para Roselló, las tendencias no son “más que la síntesis de conocimiento obtenido al investigar los cambios que se están dando en un sector, un ámbito, o una zona geográfica, incluso, a lo largo de un período de tiempo” (Roselló, NS,párr 2 al 4). Como se puede observar, todas las definiciones van asociadas a los conocimientos que se adquieren, se interpretan y se apropian de los cambios y transformaciones que se dan en unos entornos y sus contextos determinados bajo unas circunstancias dadas, en un tiempo determinado que permiten una proyección a futuro.


Las megatendencias, en palabras de Bello, Leal y Delange “son desarrollos a largo plazo, o a lo largo de varias décadas, que tienen un efecto formativo en todos los ámbitos de la sociedad y la economía en todo el mundo” (Bello, 2019) por tanto, “son comportamientos aceptados por la gran mayoría de las personas” (Leal, 2018, párr.6) y “aquellas tendencias que generan un mayor impacto y durante un mayor periodo sobre la industria. Generalmente, vienen dadas como consecuencia de grandes acontecimientos globales de carácter social o económico” (Delange, 2021) que afectan a la mayoría de la población.


Hoy se está ante la redefinición y/o reafirmación de las megatendencias proyectadas al 2030 o 2050 en algunos casos, ello ante los dos años anteriores y el que estamos viviendo, donde la pandemia, las guerras, cambios políticas y sociales están exigiendo, han exigido y exigirán transformaciones previstas de un modo más rápido y persistente o en su defecto, se necesitarán tomar decisiones para poderse moverse en el presente, proyectándose al futuro, implicando ello una evolución de pensamiento, estructuras, fundamentos y modos de actuar, consecuentes con las nuevas realidades, necesidades y demandas de cada uno de los entornos y contextos.


Las macrotendencias se definen como “fenómenos que afectan a ciertos sectores del planeta. Son comportamientos válidos en esos espacios” y las microtendencias “corresponden a fenómenos locales, que alcanzan a un país o una región en específico.” (Leal, 2018, párr. 6), así que si entendemos el entorno cercano como evoluciona, se transforma y las rutas para ello, seguramente se podrá anticipar que puede darse y como se darán determinadas cosas que permitan pensar en procesos evolutivos de la industria a la que pertenecemos.


Donde encontrar las tendencias


Las tendencias se pueden encontrar a partir de establecer diversos esquemas de fuentes de información, que posibilite desarrollar observaciones e investigaciones con una estructura metodológica que ayude a recopilar la información para posteriormente agruparla por temáticas según la tendencia prevista o tomada de referente y evaluarlas, con lo cual se podrá determinar su relevancia a corto, medio y largo plazo.


Según Castellanos, Fúquene y Ramírez el análisis de la información se debe realizar a partir de la captación, asimilación, transmisión, almacenamiento, asociación y consulta. (Castellanos D, Fúquene M, & Ramírez M, 2011, pág. 23 a 24)


La estructura de este análisis y la generación de estrategias para ello permitirá descubrir, entender y establecer las tendencias pertinentes para nosotros y así poderlas proyectar al futuro, dando paso a la apropiación, asimilación y transferencia del conocimiento que se tiene y se adquiere para transformarse, adaptarse o generar cosas nuevas e innovar si se quiere. Lo anterior requiere conocimiento, experiencia, análisis y creatividad, pero sobre todo una disposición para verse y ver más allá de su zona y entorno.


Macarena, según Cansino (Cansino M., 2019,párr. 25 al 33.) propone tres instancias para el análisis de la información recolectada en torno a las tendencias:

· Análisis Intuitivo (Es un análisis más subjetivo, se basa en la percepción y permite evidenciar parámetros de conducta, posibilita recolectar información básica para el desarrollo del proceso.)

· Análisis temporal (Implica la toma de información de una sucesión de observaciones de una variable determinada en diferentes momentos ya preestablecidos, esta información se procesa bajo la premisa de que los resultados presentes y futuros serán similares.)

· Análisis de segmentación de mercado (Implica conocer el mercado para poderlo subdividir en grupos, pudiendo establecer sus características y necesidades específicas, para posteriormente poderlas cubrir en el hoy y plantearse a futuro como se podrán cumplir con las expectativas, permitiendo ello establecer parámetros de identificación y diferenciación contundentes de sus similares en los mercados.)


Es importante dejar claro que hay tendencias globales que deben ser contextualizadas en un entorno especíifico, sector, actividad, región y demás.


Jiménez por su parte, sugiere algunas preguntas para ello como: “¿Esas tendencias están presente en el mercado local? ¿Cómo podrían afectar a la industria a la que pertenezco? ¿Con qué capacidades enfrenta la empresa esa tendencia? ¿Por qué está surgiendo una determinada tendencia? ¿Qué necesidades de los consumidores satisface? ¿Qué están haciendo otras compañías al respecto? ¿Qué nuevas expectativas de los consumidores podrían surgir? (Jiménez, 2016, párr. 3). Bello agrega ¿Qué tendencias hay o habrá en el futuro? ¿Y cuáles de estos son relevantes para nosotros? ¿Qué significa la tendencia para nuestra empresa? (Bello, 2019)


Para buscar las tendencias propias, por así decirlo de alguna manera, Putz propone las siguientes fuentes de información:


· Mano de obra propia (tener en cuenta la información que puedan brindar empleados que llevan mucho tiempo en la empresa, a través de entrevistas, buscando entender y revisar la evolución de diferentes categorías, a esto se le podría definir como tendencias técnicas de consumo o regulaciones que deberán ser observadas en el futuro)

· Base de datos de tendencias de proveedores de servicios externos.

· Consulta a expertos (opinión de expertos, confrontación con ellos de los que se tiene, se ha conseguido establecer como tendencia y lo que permite ampliar el conocimiento, un recurso que posibilitaría desarrollar estos seguimientos a través de una serie de entrevistas, el autor sugiere que entre 1 o 2 años que permitan validar y verificar la evolución de lo que se podría considerar como una tendencia)

· Seguimiento a revistas especializadas asociadas al sector – publicaciones en general y blog especializado, comunidades en línea, google trends, etc.) (Emprechtinger, 2019, pág. 5- 7)


Por tanto, es importante analizar en la industria propia y las asociadas, las tendencias propias y generales, mirando en ellas los impactos y cambios que se han tenido, cómo han afectado y cómo podrían afectar, además de tener en cuenta la referencia de la zona geográfica en la que se está ubicado o en su defecto el entorno local, regional y otros.


En lo que respecta al mercado y los clientes, se debe observar la demanda, cambios de comportamiento, cuáles son las nuevas pautas de consumo, hábitos, evolución del pensamiento y comportamiento, las estructuras de interrelaciones entre los individuos y las estructuras sociales, entre otros conceptos, en los cuales se podría ver una oportunidad.


Se debe revisar también los procesos administrativos propios y del entorno, que inversiones se están haciendo, si sé están realizando fusiones, adquisiciones u alianzas, además de cómo se están dando las ventas en el mercado específico y potencial, qué está haciendo la competencia en torno a ello, qué pasa con los proveedores y que están proponiendo. Comprobar adicionalmente cómo las megatendencias, macrotendencias y microtendencias han afectado y afectan hoy.


Al realizar estos análisis y establecer las tendencias propias es importante hacer la comparación, el cotejo o la asociación con las globales para una mejor toma de decisiones.


Reflexión Final


Sin duda, darse el espacio para establecer las tendencias que nos afectan de manera unívoca permitirá establecer con mayor certeza nuestros nichos de mercado, permitirá desarrollar y planear estrategias a futuro más certeras y crear un futuro que permita hacer las transformaciones, adaptaciones y asimilaciones pertinentes para continuar en el camino con pasos mucho más claros, certeros, coherentes y consecuentes con el contexto inmediato, regional, local, nacional e internacional, lo que al final nos fortalecerá como industria, generadores y prestadores de productos y servicios.


Posibilitando ello que nuestra empresa establezca claramente las diferencias de la competencia directa y cercana, generando un mayor reconocimiento y si se quiere aceptación del cliente, de otro se podrá desarrollar de manera más fácil proceso innovadores, rentables, diferenciadores, lo cual indicaría que se está aprendiendo a gestionar el conocimiento para tener ganancias y tener las perspectivas de un futuro con solidez.

“Las tendencias abren oportunidades al negocio del mañana, permitiendo una gestión proactiva” (Putz, 2019) y clara desde todos sus puntos de vista.


Bibliografía:


Bello, C. (2019, junio 26). Investigación de tendencias: cómo identificar tendencias relevantes. Recuperado en febrero 2022, from LEAD Innovation Management.: https://www.lead-innovation.com/es/blog/investigaci%C3%B3n-de-tendencias


Cansino, M. (2019, Septimbre 9). Análisis de tendencias empresariales. Recuperado en febrero 2022, from Cuida tu dienero: https://www.cuidatudinero.com/13067737/analisis-de-tendencias-empresariales


Castellanos D, O., Fúquene M, A., & Ramírez M, D. (2011). Análisis de tendencias: de la información hacia la innovación. Bogotá d.c., Cundinamarca, Colombia: Universidad Nacional de Colombia. Recuperado en abril 2022, from Rspositorio Universidad Nacional de Colombia: https://repositorio.unal.edu.co/bitstream/handle/unal/7227/ANALISIS_DE_TENDENCIAS_MAYO_7.pdf?sequence=1


Delange, M. (2021, marzo 5). Cómo realizar un correcto análisis de tendencias de mercado. Recuperado en febrero 2022, from G4 Marketing Online: https://blog.g4marketingonline.com/como-realizar-un-correcto-analisis-de-tendencias-de-mercado


Emprechtinger, F. (2019, octubre 10). Crear un universo de tendencias, Cómo crear su propio universo de tendencias. Recuperado en enero 2022, from LEAD Innovatio Paper: https://info.lead-innovation.com/es/crear-un-universo-de-tendencias


Expansión. (2021, diciembre 15). Cinco tendencias que marcan el futuro de las empresas. Recuperado en febrero 2022, from Expansión: https://www.expansion.com/economia/2021/12/15/61b929d4e5fdea38468b4617.html


Jiménez, C. (2016, marzo 21). Tres ideas para sacar provecho de las tendencias del mercado. Recuperado en enero 2022, from Carlos Jiménez: https://www.carlosjimenez.info/3-ideas-para-sacar-provecho-de-las-tendencias-del-mercado/


Leal, B. M. (2018, diciembre 6). Metodología trendwatching para estudiar tendencias. Recuperado en enero 2022, from {ida Blog: https://blog.ida.cl/diseno-de-servicios/metodologia-trendwatching-tendencias/


Putz, M. (2019, octubre 10). Cómo crear un universo de tendencias individualizado. Recuperado en febrero 2022, from LEAD Innovation Management: https://www.lead-innovation.com/es/blog/universo-de-tendencias


Roselló, E. (NS). ¿Para qué sirve el análisis de tendencias y de entorno? Retrieved febrero 2022, from Postufuturear: https://www.postfuturear.com/para-que-sirve-analisis-tendencias-entorno/


Tobar, F. (2014, marzo). Análisis de tendencias y construcción de escenarios. Retrieved febrero 2022, from http://ibcm.blog.unq.edu.ar/wp-content/uploads/sites/28/2014/03/construcción-de-escenarios.pdf



36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo