Buscar

¿Empezar a producir empaques es un camino para su imprenta?

De los tres grandes mercados gráficos: editorial, comercial y empaques (incluso etiquetas), solo el último presenta el mayor crecimiento comparativo, al punto que hoy, sumando los tres, el empaque impreso supera en más de un 50% la facturación gráfica global, según Consultoría Smithers. La notable expansión del segmento de envases se dejó sentir claramente en la pandemia, especialmente cartón ondulado, flexible, etiqueta y cartón. Ya sea por el extraordinario aumento de la entrega, o por la demanda fraccionada de alimentos y otros productos.


De la misma forma, los impresores de todos los rincones se vieron impactados con el hallazgo de caídas en los volúmenes en los mercados tradicionales. Muchos impresores tuvieron que revisar sus planes, basados ​​en la situación de la pandemia, sobre el futuro del negocio y entender hacia dónde se dirige el mercado, tratando de encontrar las mejores alternativas.


Las dudas más frecuentes se refieren al viejo dilema entre diversificación y especialización. Hacer más productos dentro de la misma producción o posiblemente con alguna subcontratación, o profundizarse en la definición de un nicho o nichos de mercado y especializarce.


Digo esto porque muchos impresores genéricos o más enfocados hasta entonces en material promocional y editorial, entienden que deberían convertirse en impresores de envases porque el futuro está aquí.


No les quito la razón, cada uno busca lo mejor para sí mismo, pero hay que tener en cuenta varias consideraciones para tomar una decisión al respecto.

Les presento siete de ellos a continuación:


Primero: no hay suficiente mercado de empaques para todos.

Al menos ahora. Cualquiera que sea el tipo. En cartón, flexible, rotulado o corrugado. Mira que siempre pongo las etiquetas en la categoría de empaque. En otras palabras, generar más oferta en un mercado sobre ofertado puede no ser la mejor manera. Con la economía creciendo, el mercado crece


Me refiero a las oportunidades que hay. Ya sea local, en regiones donde las industrias de alimentos o bienes en general compran empaques de grandes centros que pueden ser suministrados por impresores locales, o al servir a pequeñas y medianas empresas en el desarrollo de productos que necesitan ser empaquetados. Pero las grandes cifras dependen de un mejor desempeño económico.


El crecimiento de los envases está vinculado principalmente a factores demográficos, socioeconómicos e incluso culturales. La creciente urbanización, el crecimiento de la clase media, el cambio de hábitos y la forma en que se compran los productos y el aumento del poder adquisitivo influyen en su desempeño. Vigilar de cerca estas transformaciones ayuda a detectar oportunidades.


Segundo: para tener éxito en la transición a la producción de envases, se necesita una revisión comercial.

Redefinir su enfoque estratégico y tener en cuenta que vender envases como su negocio principal requiere un enfoque comercial específico. La generación de leads, la presentación y los contactos son generalmente diferentes de vender productos comerciales, a menudo con otros compradores dentro del cliente.


Es una venta más técnica, especialmente cuando el cliente tiene líneas de producción automatizadas. El embalaje integra el producto del cliente y en muchos casos forma parte del proceso de comunicación y venta de estos productos. El patrón de color, la adecuación de la fibra de la materia prima, los ajustes de semi-corte y pliegue, la definición del sustrato, el almacenamiento en frío o en caliente, la resistencia y muchas otras variables deben entenderse y ejecutarse en consecuencia.


Tercero: producción híbrida.

En la transición al empaque, es habitual adoptar otros procesos productivos como la flexografía y / o la impresión digital para los que se basan en el offset. Esto pasa por una importante curva de aprendizaje y la necesidad de revisar el flujo de trabajo. Además, la gestión del color se convierte en un elemento relevante para mantener los estándares establecidos con el cliente, colores especiales, aplicación de barnices en línea y otras consideraciones.


Debe mejorarse el sistema de planificación y los flujos de preimpresión deben adaptarse a los diferentes tipos de impresión. La zona de acabado merece una atención especial.


Cuarto: Materia prima.

Ésta es otra cuestión importante. Ya sea cartón, papel adhesivo o resinas. En estos momentos, todos estos sustratos están atravesando turbulencias provocadas por la pandemia, tanto en términos de oferta como de precios. Es un problema global, circunstancial, y llevará algún tiempo asentarse.


Quien se vaya a asentar en los empaques tiene que negociar el suministro de sustratos como garantía de su supervivencia futura. Para pequeñas cantidades, esto no es un problema. Al aumentar el volumen de ventas, esto puede ser un gran problema y una limitación importante.


Quinto: cuestiones medioambientales.

Lo que ya era un tema importante, con la pandemia, lo es aún más. Hay y habrá una presión creciente para todo lo que tenga que ver con la sostenibilidad. Y el empaque está en medio de toda esta discusión. Esto es lo que se llama la paradoja del empaque: extremadamente útil y necesario, por un lado, y un villano de la naturaleza por el otro, especialmente los envases de plástico.


En cualquier caso, este es un tema amplio e importante. Se necesitarían varios artículos para diseccionarlo y ese no es nuestro objetivo. Lo importante aquí es enfatizar que quien esté o esté en el mercado de los envases debe tener en cuenta el ciclo de vida completo del propio envase. Desde la creación hasta la eliminación y el uso. Como fabricante, la participación en este proceso será cada vez más importante y responsable.


Sexto: nuevas tecnologías en desarrollo.

Y hay varios que exigirán más de los convertidores a medida que se vuelvan económicamente viables. Y algunos ya lo están. Como la incorporación de precintos de seguridad, códigos de barras, hologramas y otros contra el fraude que demuestren la autenticidad y permitan la trazabilidad de los productos. Ya existe un enorme mercado mundial estimado en más de $ 100 mil millones solo para estos controles.


El uso de IA (inteligencia artificial) para recopilar datos sobre las reacciones de los consumidores a los envases, su apertura, uso e incluso eliminación, será un poderoso instrumento para mejorar la relación de las marcas con sus clientes. Este desarrollo también afectará a los proveedores, sin duda.


Las tecnologías que permiten la interacción del material impreso con el mundo digital se expresan mediante el uso de AR - realidad aumentada, códigos QR y otros, lo que permite más información del producto y experiencias positivas del consumidor con las marcas. Saber cómo integrar estas tecnologías en el proceso de creación y producción puede ser una buena palanca de negocios con los clientes por parte de los proveedores de material gráfico.


Séptimo: Oportunidades comerciales adicionales a través de servicios.

Agregar servicios a los clientes, además de materiales impresos, siempre resulta en una mayor integración con los clientes y permite la construcción conjunta de valor. Se trata de una pieza clave para todo aquel que quiera destacar más en el competitivo mercado de los envases, sea del tipo que sea.


En este sentido, existe un mar de oportunidades para las empresas que incorporan esta mentalidad de servicio a su oferta empresarial.


En conclusión. Sí, imprimir y producir empaques, cualquiera que sea, puede ser una vía valiosa para aquellos que aún no están en este mercado. Eso no significa que sea una transición fácil sin comprender los desafíos de quienes ya están en ella, la creciente competencia y los cambios obligatorios en el enfoque y en todos los procesos comerciales de la empresa.


Y ahora, responda: ¿realmente será este el camino para su imprenta?



Hamilton Terni Costa es director de AN Consulting – hterni@anconsulting.com.br

Y miembro de CIGLAT




11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo